Criptomonedas

12 cosas a evitar para proteger nuestro portafolio de criptomonedas

proteger nuestra portafolio de criptomonedas

Las criptomonedas han visto aumentada su popularidad gracias al tremendo subidón que vivieron a finales del año pasado y principios de este. Por tanto, lo lógico es que más personas busquen invertir en ellas debido a la creencia de que pueden ser muy lucrativas.

Muchos hemos leído noticias o artículos de cripto millonarios que han obtenido grandes fortunas con Bitcoin u otra criptomoneda, llevándonos a pensar que nosotros también podemos obtenerlo. Esto no es tan sencillo como se podría creer, pero al menos la posibilidad existe y muchos se embarcan en la aventura.

Lo que no consideran son los riesgos de que todos sus esfuerzos desaparezcan de un día al otro debido a a todos los problemas que existen. Veamos algunos de ellos y cómo prevenirlos, para tener un portafolio de inversión de criptomoneda que esté preparado para lo peor que pueda ocurrir.

#1 Phishing y credenciales de pagos falsificadas

El primero de los riesgos que encontramos es el del robo de nuestros fondos. Por ejemplo, puede ocurrir que estamos dispuestos a enviar criptomonedas a un amigo. Para eso copiamos la dirección de su monedero pero no nos percatamos que un malware oculto en nuestro ordenador reemplaza la dirección por la de otro.

Muchas personas no se toman el trabajo de verificar que la dirección sea correcta antes de hacer clic en el botón enviar. Básicamente, porque esta consiste en una cadena demasiado larga y esta llena de caracteres al azar.

Otro ataque es el denominado “phishing”, que consiste en que un atacante copie un sitio web que solemos visitar, como un exchange popular o un servicio de monedero, y de esta forma obtenga nuestras credenciales cuando las ingresamos.

Las criptomonedas no son controladas por nadie, a diferencia de las cuentas bancarias que tienen hasta un seguro que las protege. Estas entidades pueden cancelar una transacción fraudulenta de ocurrir antes de que sea demasiado tarde, algo que no podremos realizar con las criptos por más que seamos las víctimas en todo el asunto.

Lo mejor que podemos hacer con respecto a este riesgo es verificar todo antes de ingresar nuestros datos, solo nos tomará unos pocos segundos pero nos ahorraremos un gran disgusto.

#2 Pasarela de pago hackeada

Además de los ataques de phishing y los malware, una pasarela de pagos comprometida puede ser un gran riesgo para nuestros fondos. Llevándonos a perder todo nuestra portafolio, algo que ya ha ocurrido en el pasado.

En una ocasión, un popular servicio de monedero de Ethereum Classic sufrió uno de estos ataques, donde los hackers comenzaron a desviar fondos de los monederos de los clientes. Para conseguirlo, lograron engañar al proveedor del servicio de alojamiento diciendo que eran los propietarios reales del dominio y lograron inyectar un código malicioso que interceptaba las transacciones.

Por suerte, los hackers cometieron un error al mover los fondos tan rápido y fueron descubierto. Aun así, fueron capaces de robar $300.000 en pocas horas, algo que podría haber sido peor si hubiese pasado más tiempo.

Los bancos no son una excepción a estos problemas, hay muchos ejemplos en donde un grupo de personas han tomado el control de su sitio web para robar los fondos de los usuarios.

Para enfrentarnos a este problema, debemos utilizar servicios de monederos fuera de línea, como los monederos hardware. De esta forma, eliminamos un punto de falla como pueden ser los servicios webs.

#3 Error en la dirección

Hasta ahora hemos visto dos problemas que son provocados de forma intencional por hackers, pero también existen otros que son responsabilidad nuestras. Un ejemplo de esto es cuando un usuario comete el error de colocar mal la dirección del monedero al que desea enviar, esto provoca que el dinero sea enviado a otro.

En Ethereum, cuando las personas ingresan toda la dirección menos el último carácter, la suma total podría desaparecer para siempre. Este es un problema muy grave que puede afectarte en cuestión de segundos si no te tomas el trabajo de verificar varias veces antes.

Bitcoin, en cambio, tiene un punto a favor con respecto a la segunda criptomoneda, y es que de forma nativa verifica si la dirección existe o no. Esto prevé que los fondos no desaparezcan, pero igual sigue existiendo el riesgo de que por un error sean enviados a otra persona. Algunos inversores han perdido tanto como 800 bitcoins con un error tan simple y tan fácil de evitar.

#4 Perder el archivo del monedero

Perder nuestro monedero no es nada agradable, y es algo muy serio si tenemos grandes cantidades de criptomonedas dentro. En el caso de los monederos para criptos, no perdemos un objeto físico, sino el archivo para poder acceder a él.

Muchas personas suelen guardar este archivo en sus ordenadores para poder acceder de forma sencilla. El problema es que este es un objetivo muy interesante para criminales o malwares, y también uno si nuestro disco muere.

Esto lo podemos solucionar al hacer copias de seguridad de los archivos con la clave privada o bien comprando un monedero físico. No es una solución muy barata, pero si no quieres poner en riesgo tu fortuna mejor será que tome los recaudos necesarios.

En estos momentos el dinero descentralizado no es tan seguro como los sistemas bancarios tradicionales. Es difícil encontrar instituciones que ha día de hoy no emplee medidas de seguridad para mantener los depósitos de sus clientes seguros. Sin embargo, características como la de doble factor de autenticación y generación de contraseña de un solo uso cada vez son más implementadas en este sector.

#5 ICO fraudulentas

En 2017 la modalidad de recaudar fondos a través de una oferta inicial de monedas ha crecido como opción. Y coincide con la época en que la tecnología blockchain y las criptomonedas han pasado a ser parte de un público más amplio.

Las criptomonedas le han permitido a los fundadores de startups conseguir grandes cantidades de dinero con una simple conexión a internet. Solo en 2017, las ICO han capturado $1,7 mil millones en fondos. Muchas han fallado en entregar valor a sus inversores luego de haberles pedido dinero, pero algunas personas se mantienen optimistas.

El problema con ellas es que no están reguladas, y muchas personas no se toman el trabajo de investigar bien en que están poniendo su dinero. Solo ven una oportunidad de ganar dinero y no saben casi nada de que se trata el proyecto en cuestión. En estas inversiones, no existen garantías de ningún tipo, ni forma para que el inversor sopesen a cuánto riesgo están expuesto.

La única alternativa de los inversores que realmente quieren ganar dinero con ellas es investigando todo los detalles. ¿Qué busca resolver? ¿quiénes están detrás del proyecto? ¿y si tienen expectativas serias? son algunas de las cosas que debemos observar antes de soltar nuestras criptomonedas.

Esto es como el mundo real, donde las personas analizan una empresa hasta el mínimo detalle antes de comprar las acciones de la misma. No solo porque algo parece bueno es suficiente para comprometernos. Los dueños pueden marcharse luego de haber conseguido el dinero de las personas, haciendo muy sencillo el lavado de dinero debido a la característica de las criptomonedas de ser anónimas.

#6 Dirección de usuario falsa

Además del fraude y el robo, algunas personas intenta obtener el dinero de otras simplemente con el hackeo de una página web de una ICO. Solo les basta con acceder a la misma y cambiar la dirección pública hacia donde deben enviar los inversores sus fondos. Esto no es muy difícil si los sitios webs son creados sin demasiado trabajo y no cumple con los mínimos recaudos de seguridad.

Durante el resto de la recaudación, mientras los responsables no se percatan, las personas continúan enviando criptomonedas a una dirección falsa. Hay casos donde los hackers han conseguido en solo 2 horas robar más de $8 millones. La empresa detrás de la ICO advirtió a las personas de que se trataba de una cuenta falsa, pero no fue suficiente, consiguiendo así unos $2 millones extras.

#7 Que el blockchain de una cripto pierda atractivo

Al igual que otro tipo de activos digitales, el valor del Bitcoin o cualquier criptomoneda derivan de lo que es capaz el blockchain. En 2017, un hard fork hizo que Bitcoin se dividiera en dos(¿qué es un fork?) . Por un lado continuó existiendo el BTC que todos conocemos, y por el otro surgió Bitcoin Cash (BCH).

El nuevo blockchain fue creado con la intención de mejorar las capacidades de la red, al reducir las comisiones y la velocidad de las transacciones.

Este tipo de cosas pueden hacer que las personas pierdan el interés por un blockchain en particular y por ende también su criptomoneda. Otras tecnológicas como la de Ethereum ofrecen, además de las transacciones, otras características como los contratos inteligentes que pueden ser muy interesantes para las personas.

Si los inversores deciden que esto tiene más futuro que Bitcoin, entonces podrían llevar todos sus fondos allí, haciendo que la principal criptomoneda pierda gran parte de su valor. Esto puede ocurrir con cualquier criptomoneda, ya que no existen ninguna barrera de entrada para que otro competidor cree algo mejor.

La opción que tienen las personas antes este problema es la diversificación, y también no comprar más de lo que pueden permitirse perder.

#8 Que los negocios no acepten a las criptomonedas

Durante los últimos años muchas grandes compañías han comenzado a aceptar Bitcoin y otras criptomonedas como forma de pago. Esto para la comunidad es como una prueba de la legitimidad del mercado, además de una buena razón para comprar más mientras sean baratas.

Pero esto deriva en un incremento desmedido de su precio, y un efecto indeseable como lo es la volatilidad. Al menos para los comerciantes, que tienen mayores problemas para aceptar un bien de intercambio cuando este no para de subir y bajar su cotización.

Otro problema para los vendedores de bienes y servicios son los tiempos de transacción, muchos no pueden darse el lujo de esperar 10 minutos para ver confirmado el pago, como es el caso de Bitcoin. Si no se comienza a extender su uso podríamos ver una caída de los precios.

Esto sin dudas no es nada bueno para la cartera de inversión de las personas, por lo que la recomendación del punto anterior también se aplica aquí. Diversificar y mantenerse informado en todo momento sobre los acontecimientos del sector, y no invertir más dinero del que uno puede permitirse perder.

#9 Las regulaciones

A la larga, los países seguramente acaben aceptando a las criptomonedas y las regulaciones sean positivas. Japón es un ejemplo, ya que ha sido pionero en este asunto. También tenemos los futuros de Bitcoin que son un avance importante en el sector. Todo esto ayuda a darle un mejor marco legal y a que las personas comiencen a aceptarlas.

Sin embargo, a pesar de todos estos desarrollos positivos, algunos países como China o Corea del Sur no han sido tan benevolentes con ellas en el pasado. Todo estos sucesos juegan un rol fundamental en la evolución de las criptomonedas. Las comunidades de inversores y los usuarios están a la espera de estos acontecimientos para decidir si comprar o no.

#10 Hackeos a exchanges

Los ataques a los exchanges no son nada nuevo en este mundo, ya que han ocurrido en el pasado. Hace cuatro años atrás, el famoso exchange de monedas digitales Mt. Gox, encargado de manejar el 75% del volumen de Bitcoin, fue víctima de uno de ellos.

Como resultado, no tuvo más opción que presentar la bancarrota, declarando que $6,9 mil millones de dólares fueron robados, junto con algunos activos en efectivo. El mercado tardó un tiempo en recuperarse luego de este devastador golpe, en donde la principal criptomoneda perdió un 80% de su valor.

Si alguno de los exchanges con mayor volumen de esta criptomoneda sufriera una situación similar, lo más seguro es que veríamos una caída de precios tan considerable como esta. Ante estos eventos que escapan de nuestro control, lo mejor es continuar diversificado y no sucumbir ante la presión de venta de todo el mercado.

#11 Los derivados de Bitcoin

Con los futuros del CME Group y el CBOE creados a final del 2017, el optimismo alrededor de Bitcoin subió por las nubes. Esto fue considerado extremadamente positivo para las personas que trabajan en Wall Street, y también para un sector de los entusiastas de las criptomonedas.

Los futuros de Bitcoin significaron que el sistema financiero tradicional, el cual cuenta con grandes cantidades de fondos, pudiera entrar al mercado haciendo que su precio se elevará hasta máximos históricos. Más dinero también implica según algunos analistas que podríamos ver una reducción de la volatilidad.

Sin embargo, no todo surgió de la mejor manera, debido a que el interés de estos grandes grupos también abrió las puertas para que existan herramientas de manipulación del mercado.

Los futuros no solo permiten comprar Bitcoin sin tener que pasar por todos los problemas de configurar un monedero y las medidas de seguridad mínimas para proteger los fondos, también permite que las instituciones financieras inviertan a una posible caída de la moneda en lo que se conoce como posiciones en corto.

#12 Las emociones de los inversores

La confianza en las criptomonedas puede hacer que sus precios se derrumben, y este es un aspecto que debo destacar cuando estamos finalizando esta guía. Los precios en este, al igual que todos los mercados, están condicionados por la oferta y la demanda.

A su vez, la industria de las criptomonedas están mayoritariamente poblado por personas que conocen poco sobre inversiones pero que están entusiasmados por lo prometedoras que son. Por eso no consideran algunas cuestiones básicas, como por ejemplo que el mercado puede caer, y se guían por emociones, haciendo que tomen decisiones más riesgosas.

La volatilidad en este mercado tan nuevo se debe en gran medida a esto, debido a que los inversores toman decisiones reactivas, vendiendo cuando son víctimas del pánico y comprando al dejarse llevar por el optimismo general. Invertir así es un camino seguro a perder nuestro dinero, y algo que deberíamos evitar a toda costa.

Conclusión

Estas son algunos de los 12 aspectos que debemos considerar a la hora de mantener seguro nuestros fondos. Puede que haya más, pero considero que estos son lo suficientemente importante como para que todo inversor los conozca.

Sobre algunos tenemos el control, como por ejemplo los que tienen que ver con la seguridad de nuestro monedero, pero sobre otros debemos tener recaudos extras. El mercado es algo que no podemos controlar, pero es mejor estar preparado ante los riesgos más probables y de esta forma evitar dolores de cabeza.

Acerca del autor

Hardwareate

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Precio de Criptomonedas