Diccionario de Criptomonedas

Diferencia entre Criptomoneda y Dinero Digital

Criptomonedas vs monedas digitales

Los beneficios de internet son muy grandes, en especial cuando se trata de desarrollar nuevos tipos de monedas. Si comparamos el dinero digital con el tradicional (dinero fiduciario), vemos que este nuevo tipo de moneda esta cambiando la forma en la que conseguimos intercambiar valor.

Si has leídos los periódicos el último tiempo, seguro has leído palabras como criptomonedas y moneda digital. A veces se utilizan estos términos de forma indistintas, yo me incluyo, pero existen algunas ligeras diferencias si observas sus definición con detenimiento. La idea detrás de este articulo es saber más acerca de estos dos términos y ser un inversor informado.

Ya todo el mundo conoce o ha leído o escuchado nombrar a las criptomonedas, y es que con el aumento de precio suscitado en 2017 estas ha atraído la atención de las personas. De hecho, muchos inexpertos en criptomonedas y finanzas se han lanzado a invertir en ellas con la esperanza de conseguir grandes sumas de dinero.

La idea de hacer una clara distinción entre estos dos diferentes términos ayudará a los entusiastas a tomar decisión más informados. Adentrémonos en las disparidades entre moneda digital y criptomonedas.

¿Qué es una moneda digital?

Lo primero que vamos a analizar es el término moneda digital, ya que muchos sabrán lo que es una criptomoneda. Esta es muy parecida a la moneda fiduciaria en el hecho de que no esta respaldada por ningún activo físico, ya sea dinero en efectivo u oro. Solo se trata de un número que se ve reflejado en las cuentas de los usuarios.

Quizás esto pueda parecerles extraños, la riqueza que poseemos dentro de una cuenta no es más que un número seguido de varios dígitos. Pero la realidad es que el dinero que tenemos en nuestro bolsillo a día de hoy, en un 90 por ciento, tampoco esta respaldado por nada, y por tanto es solo una promesa de valor.

De todas formas esto no impide que sea aceptado como moneda de curso legal y pueda ser utilizada esta moneda digital para comprar bienes y servicios. Puede ser transferida de una cuenta a otra, y por su carácter digital esta acción se puede realizar de forma muy sencilla. A su vez, como este tipo de moneda tiene valor para las personas, puede ser intercambiado por dinero físico.

Servicios de transacciones como la banca por internet, tarjetas de crédito y PayPal hacen uso de la moneda digital. Esto le permite eliminar las limitaciones geográficas y por tanto realizar transacciones hacia cualquier parte del mundo.

Las criptomonedas son una forma de dinero digital

Las criptomonedas, si prestamos atención, son una forma de dinero digital. Aunque la primera diferencia radica en el hecho de que estas buscan eliminar un problema muy importante de los ejemplos antes mencionados, la centralización. Otros cuestiones los encontramos en la escasas políticas de privacidad y los problemas relacionados a la seguridad.

Las criptomonedas para poder solventar estos problemas hacen en su mayoría uso de la tecnología blockchain. La cual podemos resumir como una mecanismo por el cual las transacciones que realizan los usuarios no son supervisadas, reguladas ni auditadas por ninguna autoridad. Además como esta tecnología utiliza la criptografía, ofrece grandes aspectos de seguridad al proveer de un sistema difícil de vulnerar.

El ejemplo más común en esta categoría son el de Bitcoin, que es la criptomoneda con más valor en el mundo. Otros ejemplos quizás no tan conocidos para las persona que no están interesadas en ellas son Ethereum, Litecoin, Dogecoin y Zcash.

Algunas de estas criptomonedas todavía se encuentran en su infancia, hasta Bitcoin con sus casi 10 años podríamos decir que es una moneda relativamente nueva. Por eso no es de extrañar que sus mercados se comporten con tanta volatilidad y todavía no hayan experimentado una adopción masiva.

¿Cuál es la diferencia entre criptomonedas y dinero digital?

Las dos formas de monedas son en términos generales muy similares. Sin embargo, encontramos algunos aspectos diferenciadores cuando examinamos con más detalle. Aquí veremos una lista de siete.

#1 Descentralización y centralización

Al igual que los sistemas bancarios tradicionales, la mayoría de las monedas digitales son reguladas por entidades como la Reserva Federal u otras entidades gubernamentales. Esto implica que las transacciones son constantemente monitoreadas.

Por otro lado, las criptomonedas buscan por distintos medios la tan ansiada descentralización. Esto implica que las entidades privadas o públicas, al menos de forma directa, no pueden ejercer su control sobre ellas. Las reglas son establecidas por su comunidad, es por esto que muchas personas consideran que las personas que están detrás de un proyecto son la clave para su éxito.

#2 Privacidad

La privacidad se refiere a la capacidad de ocultar la información del dueño de la cuenta.

En el caso de las moneda digitales, esto en la práctica es imposible. El solo hecho de abrir una cuenta digital implica completar una serie de datos personas. Por ejemplo PayPal, en los últimos días me ha solicitado que envíe una serie de documentación para probar mis datos, limitando mi cuenta a pesar de que la tengo hace más de 10 años.

Por otro lado, cuando uno quiere comenzar a utilizar las criptomonedas la cuestión es mucho más sencilla. Para abrir un monedero (¿Qué es un monedero?) no hace falta prácticamente ninguna información personal. Existiendo monedas, como Dash o Monero, que prácticamente fueron creadas para la privacidad.

#3 Transparencia

En las monedas digitales, algunas entidades pueden tener acceso a la información de nuestra cuenta, ya sea de nuestros datos personales o transacciones realizadas. Incluso pueden acceder a información relacionada con nosotros de forma indirecta cuando investigan las transacciones de alguna cuenta sospechosa.

En el caso de las criptomonedas la gran mayoría de las criptomonedas hacen de sus transacciones completamente transparentes. La diferencia es que existe una dificultad mayor para conocer quiénes están detrás de ellas, debido a que cuando creamos nuestro monedero no ofrecimos información alguna, al menos si compramos y vendemos de forma anónima.

#4 Marco legal

La gran mayoría de las monedas digitales están respaldadas por reconocidas autoridades centrales. Esto implica que tienen un soporte legal por el gobierno e instituciones financieras, algo que es beneficioso para que sean aceptadas, haciendo fácil su utilización.

Las criptomonedas por su parte no son reconocidas en términos generales, y esto provoca que se dificulte su aceptación como moneda de curso legal.

#5 Dominio

Ya hemos visto que debido a que se encuentran respaldadas por grandes instituciones, las moneda digitales son aceptadas en todo el mundo. Esto permite hacer transacciones independientemente de las fronteras geográficas y los sistemas de creencias.

Por otro lado, lo común es que las criptomonedas no estén respaldadas por los gobiernos. Esto hace que no sean aceptadas por instituciones en general, al menos si lo comparamos con los niveles de las moneda digitales. Para los analistas esta situación debe cambiar si buscamos que las criptomonedas sean aceptadas por todo el mundo.

#6 Monitoreo de transacciones

Las monedas digitales hemos visto cómo son controladas por autoridades centrales, lo cual posibilita que sean monitoreadas todo el tiempo en busca de transacciones sospechosas, congelando incluso la cuenta temporalmente o permanente si lo consideran necesario. Esto permite además que las transacciones sean reversibles.

Las criptomonedas en cambio implican una dificultad extra para su monitoreo, y es prácticamente imposible cuando se trata de criptomonedas privadas. A su vez, cuando se realiza una transacción en un blockchain estas son irreversibles.

#7 Volatilidad del valor

Las monedas digitales por lo general tiene determinado su valor por las instituciones financieras regulatorias, haciendo de estas relativamente estables.

En el caso de las criptomonedas están se rigen por la ley del mercado. Que sumado a su juventud, hacen de estas altamente volátiles y susceptibles pequeños cambios que pueden ocurrir en la comunidad.

Punto de encuentro

La idea de tener un sistema monetario con la estabilidad de las monedas digitales y la privacidad y seguridad ofrecida por las criptomonedas muy embriagador.

Ambos tipos de monedas fueron creadas para el intercambio de valor, aunque funcionan con grandes diferencias. Esto implica que un punto de encuentro como visionamos para estas dos formas de monedas es algo bastante difícil. El trabajar por tener criptomonedas estables sin que sean reguladas puede ser un trabajo complicado.

Lo importante es encontrar la forma de integrar las mejores características en un solo producto que sirva para crear un mejor sistema monetario. Para los expertos son los siguientes:

  1. Seguridad
  2. Descentralización
  3. Aprobación del gobierno

Conclusión

No hizo falta mucho tiempo para que comencemos a utilizar el dinero digital en lugar del fiat. A día de hoy, las moneda digitales dominan el mundo. Podemos pensar en números en lugar de cantidad de billetes. Pero aún resta por ver como las criptomonedas irrumpirán en este sistema, aportando grandes beneficios que podrían transformar radicalmente la forma en que intercambiamos valor.

Acerca del autor

Hardwareate

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Precio de Criptomonedas