Criptomonedas

Invertir en Criptomonedas a largo plazo

Estrategia de inversion para criptomonedas

El mercado de criptomonedas en este 2018 ha sido bastante brutal. Luego de que tuviera un 2017 con enorme crecimiento, lo lógico era que esta tendencia no se pudiera mantener eternamente. Hacer HODL es una tarea difícil, dado la situación actual, por lo que muchos inversores han decidido tirar la toalla asumiendo las pérdidas.

Pero como muchas veces he comentado en otros post de este blog, intentar determinar la dirección del mercado en el corto plazo es una tarea imposible. Muchas personas nos venden esa idea para ganancia de ellos, pero lamentablemente nada de eso funciona. Lo mejor es analizar una estrategia como la de largo plazo para tener mayores oportunidades de ganar dinero con las criptomonedas de forma seria.

En este articulo hablaremos de esta estrategia de inversión que se compone de varios aspectos, los cuales te ayudarán a obtener ganancias mientras mantienes un portafolio sano eliminando los problemas de la psicología humana.

Esta no es una idea infalible que proclama ser una estrategia de oro para el inversor, sino más bien delineamiento de buenas prácticas que seguramente te evitaran la desazón de perder todo tu dinero mientras consigues oportunidades de rentabilidad positiva.

No creo que enfocarse en las vicisitudes diarias tenga algún sentido, lo mejor es centrarse en el largo plazo. Eso si, no podemos esperar comprar y mantener nuestro dinero de forma pasiva como suponen muchas personas cuando proclaman que lo mejor es hacer HODLing.

El mejor ejemplo de esto es que quizás encontremos en Coinmarketcap o en nuestro portafolio la próxima Google o Facebook, que no tienen porqué ser las típicas criptomonedas del top 10. Se traza este paralelismo debido a que antes de la existencia de estas compañías había otras opciones que hoy fueron superadas. El mercado es muy joven aún para determinar cuáles serán las ganadoras.

Debemos adoptar una plan de estrategia para mantener en todo momento un portafolio de criptomonedas que tengan potencial y que al final nos ofrezcan una gran cantidad de beneficios, que es al final una de las principales razones para comprarlas, por no decir la única.

Los cimientos de la estrategia

Lo primero que tenemos que considerar es invertir aquello que no disponemos para vivir. Si el día de mañana se nos rompe el coche, debemos cambiar el refrigerador o simplemente tenemos una emergencia, no debemos recurrir a estos fondos, ya que es posible que lo hagamos en el peor momento. Vendiendo así nuestras criptomonedas con una pérdida.

Es necesario tener una especie de red de seguridad de dinero que podamos usar para cuando haya una emergencia, pero que no sea lo que invirtamos en criptomonedas. Este es un dinero que no vamos a tocar por mucho tiempo y es mejor que no lo necesitemos. Además, nos ayudará a eliminar algunas de las acciones motivadas por las emociones que son tan comunes de nuestra psicología. Mejor pensar sobre este dinero como uno que no esta disponible.

La otra premisa que es importante conocer es que solo debemos invertir en proyectos que conozcamos de forma profunda. Las típicas preguntas de ¿qué problemas resuelve? ¿a qué industria apunta? ¿quien se encuentra detrás del proyecto? son las que evitan que perdamos dinero por falta de conocimiento.

La estrategia en sí se basa en los grandes movimientos del mercado y de las criptomonedas con mayor futuro. Es una estrategia a largo plazo en donde veremos que la acción ocurre en el mediano también. Esto se debe a que creo fervientemente que las criptomonedas y la tecnología blockchain son algo que han llegado para quedarse, y que en los próximos años no harán más que meterse en nuestra vida para mejorarlas.

Con esto en mente, lo que intentaremos es comprar de forma sistemática cuando el precio esta en la parte más baja y vender cuando están muy sobrevaloradas. Eso sí, no esperes acertar de forma precisa ya que es un acto imposible, pero al menos ten en mente esto como metodología de inversión.

No debemos preocuparnos por los pequeños movimientos contrarios. Este mercado es particularmente volátil, por lo que siempre habrá situaciones de estrés para nosotros, si aceptamos esto podremos hacerle frente ignorándolas para un mejor bienestar nuestro y de nuestra cartera.

Lo que se denomina “Market Timing”, es esta ilusoria habilidad para descubrir exactamente hacia dónde se moverá en un momento determinado el mercado. Por desgracia, esto no es posible. Incluso personas con años en la profesión no puede hacerlo. Lo más probable es que si lo intentamos acabaremos cayendo en la trampa de muchos y perdiendo nuestro dinero. Si comprendemos esto desde un principio mejor nos irá.

Conocerte

El mayor riesgo que encontramos en el mercado no es la volatilidad ni los estafadores, son nuestras emociones y creencias. Con esta estrategias las intención es eliminar los sentimientos en las toma de decisiones.

El mercado no se comporta de forma racional, en el corto plazo ante una noticia negativa las personas corren a vender, sin siquiera detenerse a analizarla. Sin embargo, a largo plazo, los grandes movimientos tienen una cierta racionalidad que es bien aprovechada por las personas que no se dejan intimidar por el panico.

Los errores más comunes que cometen los inversores son:

  • Invierten en algo que no conocen o entienden
  • No diversifican su inversión
  • Compran y venden continuamente
  • Invierten grandes sumas en monedas de poco valor
  • Utilizan apalancamiento y compran en corto

Por otro lado, somos humanos, y lo más común es que tendamos a darle un valor emocional a las cosas, aquí en particular a las monedas que adquirimos. No tenemos que creer en una moneda o en los movimientos de mercado. Esto se aplica cuando muchas personas dicen que una moneda debe subir porque tiene que hacerlo.

Si se comporta de otra manera a lo que pensamos, la excusa más utilizada es que el mercado actúa de forma extraña. O que este es el que esta equivocado y no nosotros. La verdad es que el mercado se comporta como lo que es, sin importarle los sentimientos que tengamos por el.

Investigando proyectos en que invertir

Cuando invertimos a la largo plazo no interesan ni las velas japonesas ni la tendencia marcada en un gráfico, sólo los aspectos fundamentales del proyecto que hay detrás de la moneda. Repetir de nuevo “haz tu propia investigación” no es demasiado, si realmente quieres hacer esto es una cuestión muy importante.

Las siguientes características deben ser investigadas y analizadas antes de lanzarte a comprar una criptomoneda:

  • ¿Quién esta detrás del proyecto?
  • ¿Es el whitepaper claro y conciso?
  • ¿Cómo funciona el proyecto de forma técnica?
  • ¿Resuelve un problema real?
  • ¿Es un verdadero problema?
  • ¿A qué industria apunta?
  • ¿Posee grandes asociaciones?

Si no entendemos la tecnología, la industria o el propósito de la moneda, lo mejor es mantenernos alejado. Comprar solamente porque leíste un articulo o alguien te lo dijo en una red social no es suficiente. Todos estos pueden ser puntos de partida, pero a partir de allí el siguiente paso es comenzar a hacer tus propias averiguaciones al respecto. Ninguna de las personas que nos recomendó comprar luego será responsable si perdemos nuestro dinero.

Una cartera de inversión diversificada

La diversificación es realmente un arma muy poderosa para ayudarnos a disminuir el riesgo. Podemos haber leído cientos de horas sobre un proyecto, pero siempre quedará más por aprender. Esto entra dentro de la categoría de incertidumbre, es decir, riesgos que no conocemos. Si compramos distintos activos podemos disminuir la probabilidad de error.

Si pensamos que podemos hacernos ricos comprando una moneda que vale centavos estamos equivocado. Lo más seguro es que acabemos perdiendo todo, ya que nadie puede saber a ciencia cierta qué es lo que le deparará al proyecto. Puede parecer una moneda perfecta, pero las cosas ocurren.

Esto es aún más cierto cuando pensamos en la gran cantidad de monedas que surge a diario. Nuestro proyecto puede ser el mejor, pero pueden surgir nuevas amenazas buscando competir. Ninguna industria esta siendo mejorada por una sola criptomoneda, y aun así, siempre existe la posibilidad de que aflore competencia.

IOTA era una criptomoneda que no usaba la tecnología blockchain, ahora existen Circle y Hashgraph. Ripple también era la única moneda digital para ayudar al sistema bancario, ahora Stellar esta buscando obtener algo de la cuota de mercado de la primera.

Existen dos formas de mantener un portafolio de inversión balanceado. Podemos mantener una cantidad de dinero similar en cada una de las criptomoneda que lo conforman o podemos tener varios tipos de criptomonedas en él. Muchos recomiendan los dos enfoques.

Lo primero que debemos hacer es confeccionar una cartera de inversión con distintos tipos de criptomoneda, y luego mantener la cantidad invertida en cada una de ellas de manera equilibrada. Es decir, si tenemos $10.000 y 10 criptomoneda, lo mejor es que cada varios meses hagamos un rebalance para que siempre tengamos invertido en cada una cerca de $1.000.

Los distintos tipos de criptomonedas son:

  • Monedas transaccionales
  • Monedas de plataforma
  • Tokens de utilidad
  • Tokens de valor
  • Tokens respaldados en activos

Además existen otras categorizaciones, como la de la guia que hice hace un tiempo de los tipos de criptomonedas principales. También podemos diferencia los tokens de las criptomonedas. Pero al final del día, son meramente distinciones formales, y a la hora de invertir lo mejor es utilizar la vista aquí arriba.

Las ICO caen en cualquiera de estas categorías, todo dependen de las criptomonedas o tokens que ofrezcan.

Pasemos ahora a hablar de cada uno de estos tipos de criptomonedas:

Monedas transaccionales

Estas criptomonedas son utilizadas para transmitir valor. Bitcoin es el ejemplo perfecto para ayudarnos a entender esta categoría, aunque existen muchas otras más que ofrecen este servicio pero con diferentes características. Por ejemplo tenemos a Litecoin, Dash, Monero, Zcash y otras tanto.

Para muchos Bitcoin es la predilecta, por la simple razón de que en este momento es la más popular. Otros piensan que las características de privacidad de Monero y Zcash son importantes para un futuro menos controlado por los estados.

Bitcoin hoy en día es la mimada por los inversores, y si la comunidad de desarrolladores es capaz de seguir actualizando su código para solventar el temido problema de la escalabilidad, seguramente se difícil derrotarla. De todas formas, queda en ti y en tu análisis el elegir sabiamente la moneda de este tipo que formará parte de tu cartera de inversión.

Monedas de plataformas

Este tipo de monedas son las que estas vinculadas a los blockchains y permiten la creación de aplicaciones en ella. En esta sección encontramos un gran número de conocidas como Ethereum, NEO, Cardano, Lisk, VechainThor, etc.

Cuanto más es utilizada su plataforma, mayor es la necesidad de las criptomonedas, ya que son utilizadas dentro de las aplicaciones y para comprar en una ICO. Estas son consideradas a veces las más seguras y la de mayor potencial de crecimiento, y es que sus blockchains pueden ser los cimientos para un sinfín de soluciones descentralizadas.

No podemos saber cual de todas estas criptomonedas finalmente se transformara en la elegida por los desarrolladores, pero por suerte ya sabemos que si hacemos una investigación seria y diversificamos dentro de la categoría estaremos cubiertos.

Una ventaja con la que cuenta es que las regulaciones pueden no alcanzar a estas monedas de forma completa, ya que fueron creadas para dar acceso a servicios prácticos en lugar de querer cambiar el sistema monetario.

Tokens de utilidad

Los tokens de utilidad son los que fueron construido para las dapps antes mencionadas en las plataformas. Son diseñadas específicamente para un aplicación de blockchain.

Este tipo de tokens en particular son bastante riesgosos por dos motivos. Primero, aún estamos en una etapa temprana para la adopción masiva de estas apps, ya que la tecnología que las hace posible todavía no esta lista. Ethereum, por ejemplo, todavía tiene serios problemas de escalabilidad. Segundo, no sabemos cuál plataforma será la elegida por la sociedad para entrar en una era descentralizada.

Si el día de mañana la gente prefiere NEO a Ethereum, entonces todas las apps desarrolladas en este último están condenadas. Y este no es un escenario muy descabellado. Si Ethereum no soluciona los problemas de escalabilidad entonces sus apps no podrán entregar el servicio que desea a sus usuarios.

Lo más probable es que cuando una de estas apps entreguen un gran servicio su token crecerá como la espuma. Lo cual implica que la recompensa será alta, pero no sin un riesgo de iguales proporciones o más.

Token de valor

Este tipo de tokens no tienen una funcionalidad inherente, sino que son utilizados por la compañías para recaudar fondos. No nos brindaran acceso a servicios, pero podemos participar del crecimiento del proyecto. Incluso nos beneficia si el equipo que se encuentra detrás tiene pensado ir eliminando tokens con el paso del tiempo.

Esta es un área relativamente nueva para las criptomonedas y todavía queda por ver cuáles serán las regulaciones que los distintos paises impongan sobre ellas.  Es por esta razón que los token de valor se presentan como más riesgosos que otras alternativas, debido a la gran incertidumbre que existe sobre ellos. La SEC a principio de año ha emitido citaciones a más de 80 compañías debido a esto.

Sin embargo, es uno de los tokens más interesantes, ya que tiene el potencial de cambiar el paradigma de recaudación de fondos y la estructura de accionistas de una empresa. Una vez que los gobiernos de los países hayan creado un marco legal en busca de reducir el riesgo, invertir en esta clase de tokens será muy atractivo.

Tokens respaldados en activos

Este tipo de tokens están en auge. En este caso, las criptomonedas representan el valor de otros activos como el oro, piezas arte, moneda fiat, etc. Es una forma nueva y accesible de invertir en activos que no son criptomonedas pero si a través de ellas.

Las llamadas también Stable Coins (monedas estables) son una excelente forma de comprar esos bienes de forma sencilla. Una obra de arte puede costar millones, con estos tokens podemos adquirir una parte de esta por una fracción de su precio. Lo mismo el oro, ya que de adquirirlo físicamente tendremos que preocuparnos por su almacenaje.

Sabiendo todo esto, una cartera de inversión de tipos criptomonedas podría estar balanceada de la siguiente forma. :

Y si buscamos una cartera de inversión balanceada según las criptomonedas:

Este es un ejemplo solamente, y deberás tomarte un tiempo para pensar cuál es el mejor balance que se ajusta a tus necesidades. Existen algunas criptomonedas más riesgosas que otras, por lo que una alternativa podría ser tener algunas en mayor proporción si las encontramos más seguras, aunque nunca de forma desmedida.

Cada 6 meses, por ejemplo, podemos vender alguna de las criptomonedas que han subido demasiado y comprar más de otras que han descendido. De esta forma podemos mantener un portafolio equilibrado. No tienen que estar todas en la misma proporción, pero sí es importante que una criptomoneda no tenga demasiado peso.

Otros componentes de la estrategia

Una vez que hayamos terminado con la investigación y la elección de las criptomonedas, es hora de agregar otros elementos a la estrategia. Estos tienen como finalidad mantener la disciplina en todo momento, aspecto en donde ocurre las grandes perdidas.

Si nos atenemos una disciplina constante eliminamos las emociones de nuestra inversión y creamos la oportunidad de ganancias que ocurren durante los mayores mercados alcistas. Pero si vendemos antes de tiempo nos lamentaremos.

Aquí una lista de esos elementos:

  • Elijamos una periodicidad para evaluar nuestro portafolio, como por ejemplo, una vez a la semana o al mes. Que sea un día cómodo y donde no estemos apurado, en función de poder dedicarle tiempo al análisis del mismo.
  • Utilicemos una app que nos haga seguimiento de los precios. Una opción es Altpocket, donde podemos ver el rendimiento de nuestro portafolio en su totalidad y por criptomonedas.
  • Creemos un programa de precios promedio. Este sirve para decidir la cantidad total de inversión que deseamos comprometer a esta finalidad y la cantidad de tiempo en la cual vamos a hacerlo.
  • Decidamos una estrategia para la toma de ganancias. ¿Cuándo venderemos las criptomoneda para obtener ganancias? ¿Cuanto venderemos?. Lo ideal es que una vez conformada la cartera con ciertos porcentajes, nos mantengamos fieles a nuestras convicciones, vendiendo y comprando para mantener equilibrada la misma.

Comprando

Una vez que hayamos establecido las reglas básicas para nuestra cartera nos disponemos a comprar las criptos. El mejor consejo que puedes encontrar sobre el asunto es que hagas la compra de forma paulatina para enfrentar la volatilidad. Intentar decidir cuál es el mejor momento para hacerlo ya vimos que es difícil, pero si compramos de a poco este problema no nos afectará en gran medida.

El precio promedio es la mejor forma de comprar distintas criptomonedas en lugar de hacerlo de una sola vez. De esta forma, obtenemos el mejor precio y eliminamos las emociones de la ecuación. Cuándo creamos este programa no estamos pensando en la situación futura del mercado, solo establecemos rigurosos periodos para comprar independientemente de la situación actual.

El programa consta de dos elementos, por un lado la frecuencia en que lo haremos (semanal, mensual, anual), y por el otro la cantidad que invertiremos en cada una de estas rondas de compras ($10, $100, $500).

El costo promedio es generalmente la mejor forma para mitigar el riesgo en todas las situaciones. Si estamos invirtiendo en el largo plazo, nuestras creencias apuntan a que en el final del camino tenderá a subir. Esto ayuda eliminando de nuestras cabezas la decisión de cuál es el mejor momento para hacerlo.

Otra opción es comprar todo nuestro portafolio de una sola vez, situación que puede darnos grandes beneficios pero también conlleva riesgos. A su vez, si compramos y cae inmediatamente, estaremos pensando en vender, es una cuestión meramente psicológica. Mientras que al comprar a distintos precios, esto no nos afecta en la misma medida, haciendo más fácil nuestra lucha interna.

A la hora de establecer nuestras órdenes es mejor no hacerlo al precio de mercado. Podrá parecer una opción muy conveniente, pero siempre nos quitará un pequeño porcentaje. Si establecemos una orden de compra por debajo del precio actual, por ejemplo 3%, lo más probable es que se complete y nos ahorraremos esa diferencia.

Cuando compramos en los exchanges más conocidos, como Binance, Bittrex, Kucoin y Poloniex, el precio del mercado no siempre suele ser el mejor. Quizás tome un día en completarse la transacción, pero la experiencia nos dice que acabará por hacerse.

Existe otro elemento que se puede agregar al programa de costos promedio, que se llama costo promedio relativo. Esta estrategia va un poco en contra de las ventajas del programa, que es ignorar el precio a la hora de comprar, pero puede dar buenos resultados.

En esta tendremos un presupuesto de compra y también un periodo para hacerlo. La diferencia se encuentra en que si por ejemplo tenemos $100 para comprar en ese periodo y los precios han caído un 10%, entonces compramos más, $110. Si en su lugar el precio ha subido, compramos menos, $90.

Es una pequeña variante que nos obliga a trabajar más, con resultados aparentemente buenos. El mayor problema es saber contenernos y no desviarnos del plan, ya que es fácil observar el precio y decidir hacer otra cosa. Queda en ti saber cual es la estrategia en este sentido que mejor se adecua a tus emociones.

Rebalancear portafolio

Rebalancear es una de las actividades principales en el proceso de gestión de activos. Durante el mismo se venden algunas criptomonedas que han crecido mucho en valor y se compra otros para equilibrar sus pesos. Esto permite que los activos dentro de cartera de inversiones no sean demasiado importantes o pasen al olvido.

Si una criptomoneda ha crecido un 400% y otra se ha mantenido estable, este activo podría transformarse en el 40% o 50% de nuestro portafolio, aun cuando hemos decidido que sólo ocuparía el el 10%.

La mejor forma de ver esto es a través de los gráficos de torta, que muestra muy ilustrativamente el tamaño que representa un activo con respecto a otro. Las aplicaciones de seguimiento suelen contar con ellos.

La primera medida a tomar es vender una porción de aquellas criptomonedas que han crecido demasiado en el último tiempo. Si por ejemplo Ethereum creció las última semanas e IOTA se mantuvo invariable, debemos vender una parte de la primera y comprar la segunda.

Esto lo hacemos según el plan que hayamos estipulado anteriormente, puede ser una tarea semanal, mensual, semestral. Aunque recomiendo que no sean periodos de tiempo muy cortos, no tiene sentido por las comisiones. Una vez cada tres meses me parece un plazo justo.

Hay que evitar realizar esta tarea durante un periodo extremadamente volátil, ya que complica las operaciones de compra y venta. Pero no significa que no se realice, la estrategia fue concebida por el simple motivo de quitarnos el trabajo de pensar mucho en ese momento.

Esta es una herramienta muy poderosa para continuar enfrentándonos al riesgo. Nadie quiere que una criptomoneda suba mucho y que represente una buena porción de nuestra inversión. El riesgo aumenta a medida que dependemos más de una sola moneda en lugar de varias.

Tomando ganancias

Tomar ganancias parece una situación sencilla, cuando vemos que nuestra inversión creció queremos obtener algo de esa rentabilidad. El problema es que este es un camino ruinoso. Si invertimos a largo plazo lo mejor es mantenernos, a menos claro que hayan cambiado las condiciones por las cuales compramos en un primer momento una criptomoneda.

Si no necesitamos el dinero y consideramos que los proyectos se desarrollan con total normalidad, ¿por qué vender y perdernos los próximos máximos?. Se que es difícil ver como sube una criptomoneda un 500% y después cae un 300%, pero querer vender en el máximo y comprar en el mínimo no es recomendable, mejor no intentarlo.

Para muchos puede parecer codicioso querer ganar más con el Bitcoin por ejemplo cuando este subió un %2.000, pero ¿quien fue capaz de determinar que luego de alcanzar los $20.000 iba a caer hasta $6.000. O quien puede determinar exactamente en donde se encontrará su cotización en el 2019, es imposible. Pero si creemos realmente en el Bitcoin como criptomoneda que cambiará el mundo, entonces no puede hacer otra cosa que subir.

No es algo sencillo de determinar, pero si estamos convencidos entonces comprar y vender no tiene mucho sentido para mi, salvo que tu intención será perder dinero.

Claro que muchos alguna vez pensaran que necesitan el dinero para cambiar el coche, comprarse un ordenador o viajar, pero si necesitan el dinero en el mediano plazo quizás invertir no era la mejor opción en un primer momento.

En algún momento recibiremos nuestra recompensa, pero los desarrollos en este sector no se dan de la noche a la mañana. Lo mejor es mantenerse en el plan y finalmente vender si una criptomoneda ya no nos parece atractiva como antes, desde un punto de vista fundamental.

El mercado siempre se comportará como quiere, eso no va a cambiar. Puede ser la mejor criptomoneda del mundo, pero si la gente no ve valor en ella hoy puede caer su precio como ocurre todo el tiempo. Lo importante es no prestarle demasiado atención a las cotizaciones y estudiar lo que realmente importa, el desarrollo de la idea.

Conclusión

La estrategia presentada aquí intenta eliminar todos esos momentos de decisión en los que nos atemorizamos por ciertas noticias o la evolución del precio y cometemos un error. Esto ocurre en las criptomonedas y con cualquier tipo de activos en el pasado, no es nada nuevo.

No me voy a cansar de decir que la investigación es la piedra angular de una inversión exitosa. No podemos estar en lo cierto todo el tiempo, pero cuanto más estudiemos los proyectos mayores nuestras chances de obtener ganancias. No existe algo cómo leer un gráfico y hacerme millonario, eso es lo que nos venden con bombos y platillos las persona que quieren que compremos sus cursos.

Tampoco es que sea una tarea sencilla y para todas las personas, hay que destacar que muchos de estos proyectos están en su infancia y que pocos tienen un producto funcionando y de aceptación masiva. Quizás Bitcoin pueda incluirse en este grupo, pero aun así es muy nueva, por lo que es difícil saber qué ocurrirá, si fuera fácil todo el mundo lo haría.

El estudio y la lectura de todo el material sobre una criptomoneda sumado al mejoramiento de nuestra actitudes como inversor son el camino cierto a seguir. Considero que no es algo para todo el mundo, solo aquellos que realmente le apasione deberían intentarlo.

Si hemos decidido tomar ese camino lo próximo es implementar nuestra estrategia, la cual consisten fundamentalmente en la disciplina. Todo lo que hemos visto hasta el momento es esencial para no cometer errores.

Estos consejos son tomados de grandes inversores que lo han aplicado tanto para criptomonedas como para otros tipos de activos como lo son los bonos y las acciones. A veces cuesta creer que la única diferencia entre el éxito y el fracaso es el  trabajo duro, pero no hay más. Lo difícil es justamente trabajar duro.

Acerca del autor

Hardwareate

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Precio de Criptomonedas