Bitcoin Diccionario de Criptomonedas

¿Qué es la mineria de Bitcoin?

Que es la minería de Bitcoin

Aun cuando comprendas que son las criptomonedas como el Bitcoin, es posible que no sepas y te preguntes qué es la minería de Bitcoin. Hoy en día es una actividad que no se relaciona con el dueño de bitcoins promedio, ya que es una práctica que no se puede realizar sin la necesidad de equipos especializados. De todas formas es el proceso que permite seguir descubriendo nuevos bitcoins y también confirmas las transacciones de esta criptomoneda.

En resumidas cuentas podemos decir que e el proceso en el cual las transacciones que las personas alrededor del mundo realizan con bitcoin son agregadas al libro mayor público, o ledger. Las confirma. Es un método que interactúa con el blockchain sobre el que se basa Bitcoin, utilizando poder computacional para resolver problemas complejos a cambio de tokens de Bitcoin.

Introducción a la minería

La minera de criptomonedas en general, especialmente la de Bitcoin, es complicada si nos metemos con cosas muy técnicas. Pero vamos a tratar de simplificarlo lo más posible. Los mineros, como se conoce a los que llevan esta actividad, compran equipos de hardware especializados conocidos como ASIC con el único propósito de correr en ellos software día y noche. Estos programas tienen el único objetivo de resolver complicadas cálculos, que podrían ser visto como excavar a través de capas de roca digital, y si todo sale como lo planeado, los minero son recompensados con algunos bitcoins al finalizar el trabajo.

La minería de este tipo, a pesar de no ser parecida a la que uno acostumbra a ver con grandes maquinaria, es “peligrosa”. Ya que consume grandes cantidades de electricidad, necesidad buenas fuentes de disipación de calor y una gran conexión a internet. Y al final la recompensa no está garantizada, por lo que no es una profesión para todo el mundo.

¿Por que se necesitan mineros?

Bitcoin funciona diferente a otras monedas tradicionales, o también llamadas fiat. Donde los dólares por ejemplos son manejados por los bancos y las grandes instituciones financieras que colectivamente confirman cuando una transacción ha ocurrido. Bitcoin en cambio opera con la premisa básica de que existe un libro contable mayor público. Para que una transacción sea confirmada, es decir para que el dinero que me envían aparezca en mi monedero y que no sean gastados dos veces, un número de nodos de Bitcoin, operados por mineros alrededor del mundo necesitan darle su sello de aprobación.

Por hacer eso son recompensados con una comisión de transacción que es pagado por aquellos que lo realizan, y mientras existan bloques por minar, también una recompensa extra. En estos momentos se encuentra minados más de 16,8 millones de un máximo de 21 millones.

Con esto los mineros crean nuevos Bitcoin para agregar al mercado, a la vez que facilitan las transacciones que hacen de Bitcoin una moneda funcional.

¿Como es minar en la roca digital?

Claro que llamarlos mineros es una forma de decir, no involucra como ya dijimos grandes maquinarias ni rocas o escombros para encontrarse con estos bienes intangibles. Los bitcoins son enteramente tokens digitales que no requieren explosiones, pero si tienen su propia forma de conseguirlos, por eso es que se denomina a esta actividad minar.

Cualquiera que quiera minar necesitará descargar y ejecutar en sus equipos el software de minería a medida, de los cuales hay varias opciones populares. Algunas veces estos mineros se unen a otros para compartir el lugar y también acceder a tarifas más baratas de electricidad por ejemplo. Ya sea juntos o solos, el software copia transacciones recientes de Bitcoin en bloques y comprueba su validez calculando lo que se denomina la “Prueba de Trabajo” (PoW por sus siglas en inglés), que integra a todos lo datos de la transacción. Para eso el hardware debe esforzarse para adivinar un gran número entero en particular una y otra vez hasta que da con el correcto.

Por desgracia para ellos, a medida que más gente descubre nuevos bloques también aumenta la dificultad de este algoritmo o problema matemático. Esta es la razón por la que se desarrollan hardware más poderosos con el solo propósito de minar, llamadas circuitos integrados específicos para aplicaciones (ASIC por su siglas en inglés), el cual es muy efectivo en la actualidad, aunque las compañías que los producen constantemente están desarrollando nuevos para seguir el ritmo al aumento de la dificultad.

La persona o el grupo de minería que sean los primero en crear la prueba de trabajo de un bloque serán recompensados con las comisiones de la transacción para esa validación y un subsidio en bitcoin. Esa subvención está compuesto por bitcoins nuevos que se genera a través del proceso de minería. Y seguirá siendo así hasta que el último de los 21 millones sea extraído.

Al no haber garantiza de que los mineros generen el entero correcto necesario para confirmar un bloque y así obtener sus recompensas, estos acaban uniéndose en grandes pools de minería para juntar sus fuerzas, y tener más posibilidades de obtener una aunque luego esta deba ser repartida. Situación que lleva en cierta forma a centralizar el poder computacional de los mineros en grandes grupos, y el porqué de muchas altcoins varian esta forma de validar las transacciones.

Manteniendo el estatus quo

En un principio Bitcoin fue diseñado para permitir que cualquiera pueda formar parte del proceso desde su casa utilizando su ordenador y beneficiándose de la minería. Pero con la introducción de los equipos de minería ASIC ha hecho esto imposible para el común de la gente, a meno que este dispuesta a invertir cientos de miles de dólares y tenga acceso a una cantidad ingente de electricidad barata. Esto generó la minería en la nube.

Aunque el hardware ha alejado a muchos mineros de la práctica, existen medidas de seguridad que impiden que todos los Bitcoins restantes se extraigan en un corto periodo de tiempo.

La primera de las medidas es el incremento constante de la dificultad del calculo de minado. Cada 2.016 bloques, con un ritmo de 6 bloques por hora, lo que es igual a cada dos semanas, la dificultad de la minería es re calculada. Lo lógico es que a medida que entran más mineros y mejora el hardware se incremente la dificultad, pero si el poder de minado total se reduce, también lo hace la dificultad para ajustarse a las necesidades de 10 minutos por bloque.

El propósito de ese tiempo relativamente duro de 10 minutos es que de esa manera la cantidad de Bitcoins generados por el proceso sea lento y constante y mayormente controlado. Eso se ve agravado por la reducción en la recompensa por los bloques extraído cada 210.000 bloques. Cada vez que se alcanza ese umbral, la recompensa se divide en dos. A principios de 2018, la extracción de un bloque recompensaba con 12,5 bitcoins, que tienen un valor de alrededor de $125.000.

En el futuro, a medida que disminuyan las recompensas mineras, la transacción recompensada a los mineros representará un mayor porcentaje de los ingresos de los mineros. A la velocidad con la cual la dificultad de minería de Bitcoin está aumentando, el hardware de minería está progresando y las recompensas están disminuyendo, las proyecciones para los últimos Bitcoins que se minaran apuntan al siglo 22.

Acerca del autor

Hardwareate

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Precio de Criptomonedas